17 jul. 2017

La diáspora venezolana vota contra Maduro

La diáspora venezolana vota contra Maduro
Cientos de miles de venezolanos residentes en el extranjero atienden la convocatoria de la oposición
NOTA DE FRAN SERRATO
EL PAÍS, Madrid / Barcelona 16 JUL 2017

Venezolanos votan en la Puerta del Sol, en Madrid, contra la reforma de Maduro en Venezuela este domingo. CARLOS ROSILLO
La diáspora venezolana se ha movilizado contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Decenas de miles de personas han votado este domingo en más de 101 países en una consulta no vinculante organizada por la oposición con el objetivo de deslegitimar el régimen chavista y su intención de convocar una Asamblea Nacional Constituyente que se votará el 30 de julio. En Madrid han votado más de 30.000 personas, según los organizadores, el doble que en Barcelona, donde el Ayuntamiento impidió realizar la votación en un centro cívico alegando que no se contaba con la autorización necesaria.

La diáspora venezolana vota contra Maduro La oposición venezolana vota masivamente contra el proceso constituyente de Maduro
Amnistía acusa a la policía de Maduro de usar violencia sistemática contra los manifestantes
La oposición venezolana exige a Maduro la liberación de todos los presos políticos
España no quiere refugiados venezolanos
Tan solo en España se votó en 18 ciudades. “Venezuela, libertad”, gritaban este domingo cuatro jóvenes en la Puerta del Sol de Madrid mientras guardaban cola para votar. “Es la última oportunidad antes de ser una dictadura oficial”, aseguraba un votante. En la capital se habilitaron dos puntos con 60 mesas y 500 voluntarios para votar entre las 8.00 y las 20.00. Los organizadores, quienes cifraron en al menos 60.000 los venezolanos residentes en la Comunidad, esperaban unos 30.000 votos.
La consulta de este domingo tiene lugar después de tres meses de protestas constantes en Venezuela que ya han provocado más de 90 víctimas mortales. La mayoría de los votantes acudió a las urnas exhibiendo gorras, camisetas o banderas de su país para reclamar su derecho a realizar esta consulta organizada por la oposición y que no ha contado con el beneplácito del Gobierno venezolano. Por ello, el Consejo Nacional Electoral, órgano competente, no ha facilitado ningún dato de censo.
Mitzy Capriles, la mujer del anterior alcalde de Caracas Antonio Ledezma, actualmente encarcelado y acusado de conspiración, también ha votado este domingo en Madrid; el padre del opositor Leopoldo López lo ha hecho en Roma. “Hoy estamos reuniendo paz al mandar un claro mensaje que [el Gobierno de Venezuela] necesita escuchar”, dijo a Reuters. Según la oposición, también en ciudades como Miami, Bogotá o Ciudad de Panamá la afluencia fue importante.
En Barcelona hubo protestas debido a que el Ayuntamiento de Ada Colau impidió realizar la consulta en un centro cívico alquilado por los organizadores, alegando que no contaban con la autorización necesaria. El concejal del distrito, Agustí Colom, admitió que la sala fue reservada, pero explicó que no se autorizó la consulta en el centro cívico Pere Quart por "la naturaleza del acto, que no es propia de un centro cívico y por su dimensión, con 16.000 personas previstas según la propia organización". La coordinadora de la consulta y de la Mesa de Unidad Adriana Rubial, respondió por su parte que el centro tenía constancia de qué actividad iba a realizarse. "Explicamos que era para las elecciones, que serían 15 mesas, incluso figura en el concepto de la factura", aseguraba ayer por la tarde. Señaló incluso que tanto los Mossos d'Esquadra como la Guardia Urbana estaban avisados.
Finalmente, las votaciones se celebraron en la calle. Según los organizadores, más de 14.000 personas acudieron a las urnas para depositar su voto. Rubial aseguró que la organización tomará acciones legales y aseguró que "hasta que ha gobernado Podemos [en referencia al gobierno de Colau] nunca" habían tenido problemas al alquilar locales públicos o privados. "Ha sido una respuesta política", lamentó y acusó al gobierno municipal de censurar y vetar esta consulta.
Aunque el referéndum no tiene validez legal —ya que el Gobierno no lo reconoce— en las papeletas se realizan tres preguntas aparentemente vinculantes. La primera, si se rechaza la Asamblea Constituyente decidida unilateralmente por Maduro. La segunda, si debe el Ejército intervenir para defender la Constitución de 1999. La tercera y última: si se aprueba la renovación de poderes públicos y elecciones anticipadas. Desireé Rivero, que ha acudido este domingo a votar a la Puerta del Sol en Madrid no tenía dudas: aseguró votar a todo que sí.


No hay comentarios.: